La escena del pop rock en la Argentina ha tenido un importante crecimiento en los últimos años. Son muchos los grupos de artistas nuevos que lograron hacerse un nombre en la escena musical local, de la mano de un sonido que combina lo más potente del rock, con letras complejas pero pegadizas. Estas características de estilo les han permitido instalarse rápidamente en los rankings radiales y de sitios de streaming, y así, ganar una fuerte base de seguidores.

Entre estas bandas, una que destaca por la variedad de su producción musical es “Él mató a un policía motorizado”. Formada en el año 2003 por jóvenes de la ciudad de La Plata, y liderada por Santiago Motorizado, irrumpió con fuerza en el mundo del rock nacional a partir del lanzamiento de su segundo trabajo, “La dinastía Skorpio”, en el año 2012.

Un estilo que no deja de sorprender

El sonido de estos músicos platenses ha sufrido varios cambios con el correr de los años. Inicialmente marcado por el uso de guitarras fuertemente distorsionadas, en un tributo a lo mejor del punk rock, el noise y el rock alternativo, su obra fue mutando hacia melodías más sencillas, con un mayor uso de los sintetizadores, pero sin abandonar unas letras tan memorables como profundas.

Con la salida de su tercer álbum de estudio, “La síntesis O’konor”, el grupo dio un importante salto de calidad en su producción musical. Grabado íntegramente en los Estados Unidos, no solo demuestra una mejora significativa en los arreglos de cada una de las canciones, entre las que se destaca el sencillo “El tesoro”, sino que además la mezcla íntegra del disco está al nivel de los trabajos de las bandas más importantes del país.

Es de esperar que “Él mató a un policía motorizado” continúe creciendo y buscando una evolución en su sonido, que logre incorporar la multitud de influencias que estos músicos buscan plasmar en su obra.