Los orígenes del pop rock en la Argentina se pueden rastrear a la década de 1950, cuando los primeros grupos y solistas de rock and roll norteamericanos comenzaron a ser conocidos en América del Sur. De hecho, Argentina fue uno de los primeros países de la región en adoptar el nuevo estilo y producir sus primeras estrellas y éxitos de rock, generalmente versiones de temas norteamericanos adaptados al español.

Algunas de las primeras estrellas de rock argentinas fueron músicos como Billy Cafaro o Eddie Pequenino, entre otros. Sin embargo, hacia comienzos de la década de 1960 empezarían a aparecer nuevas generaciones de músicos que también estaban prestando atención a los nuevos sonidos provenientes de Gran Bretaña además de los Estados Unidos.

El primer pop y el nacimiento del irock nacional/i

A mediados de los sesenta y de allí en adelante, comenzaría la etapa del verdadero nacimiento del pop rock argentino. Por un lado, una parte crucial de este fenómeno fue la popularización del sonido iMersey/i de la mano de bandas británicas como The Beatles o The Animals, que tuvieron un gran impacto en la Argentina y en la región. En Uruguay, por ejemplo, nacerían Los Shakers, considerados por muchos uno de los mejores grupos Mersey del mundo.

El nuevo sonido se combinaría rápidamente con la tradición de la canción romántica y folklórica argentina, incluyendo la de raíces italianas, para crear el primer pop argentino propiamente dicho, con artistas como Lalo Fransen, Donald o Violeta Rivas.

Al mismo tiempo, se gestarían los primeros pasos de la tradición más rock de la música argentina, el germen de lo que aun hoy se conoce como irock nacional/i. Primero fueron Los Gatos, y rápidamente aparecerían otros grupos emblemáticos como Manal o Almendra. Esta generación, combinando rock y pop con jazz y música latinoamericana, sería la creadora de la identidad del rock argentino.